Home Uncategorized YOGA PARA BAJAR DE PESO

YOGA PARA BAJAR DE PESO

0 740
YOGA PARA BAJAR DE PESO

CLASES DE SALUD – BAJAR DE PESO ES CUESTIÓN DE YOGA

Está claro que el Yoga tiene como propósito brindar bienestar, flexibilidad y relajación a las personas. La práctica de esta disciplina también genera de manera natural tonicidad y pérdida de peso. Las asanas (posiciones de yoga) fortalecen los músculos y permiten que el organismo funcione mejor, debido a que se liberan gran cantidad de toxinas. Los especialistas consideran que la clave en el Yoga o cualquier otra disciplina es la respiración, que al hacerla correctamente se aporta oxígeno a las células del cuerpo, para que esté sano y procese mejor todos los nutrientes y grasas que se ingieren.
La utilidad del Yoga en reducir la obesidad se evidencia cuando se aprende a respirar a través del diafragma, ya que se tiene más energía física y psicológica, la cual se refleja en nuestro control para evitar comer por ansiedad y/o estrés. En ese sentido, vale reconocer que la causa por la que se llega a tener sobrepeso, o simplemente pesar más de lo debido conforme a la consistencia física de cada quien, pueden ser muchas.
Para certificar los efectos positivos del Yoga en bajar de peso, existen tres pasos fundamentales:

  1. CONSCIENCIA: Este es el primer paso, fundamental en el proceso. Se trata de hacerse consciente de que se lleva una vida poco saludable, para que se evidencie una transformación total. Hay un antes y un después cuando se toma consciencia real de las cosas, sin imposiciones, porque surge de la práctica regular de la atención plena hacia sí mismo. A través del yoga se logra escuchar mejor el cuerpo y aprender a relacionarse de forma diferente con él. Así se comienza a prestar mayor atención a lo que se come, y se toman decisiones sobre qué comer y cómo hacerlo de forma más saludable.
    El enfoque interior que ofrece la práctica de yoga, ayuda a las personas como sobrepeso a comer cuando realmente se tiene hambre física (y no hambre mental), permitiendo saber cuál está saciado con los alimentos y debe parar de comer. Así, a medida que se realiza la práctica se observa una transformación a nivel físico, mental y emocional, donde hay menos influencia de los condicionamientos externos, permitiendo a las personas obesas enfocarse más en sus propios valores y decisiones internas.
  2. ALIMENTACIÓN ADECUADA: En este aspecto, el Yoga ofrece lecciones a través de Swami Sivananda para una alimentación adecuada. Entre ellas: Comer en horas fijas; cocinar solamente la cantidad que se vaya a comer, ya que la comida recalentada tiene muy poca energía vital; consumir verduras crudas al menos una vez al día, lo cual previene que la sangre se vuelta demasiado ácida; comer despacio y disfrutar de la comida, mastica bien cada bocado. La digestión comienza en la boca; tomar sólo 4 o 5 variedades de alimentos en cada comida, porque es difícil digerir combinaciones muy complejas;  no intentar comer entre horas para no sobrecargar el estómago, llenarlo la mitad con alimentos sólidos y un cuarto con líquidos. El cuarto restante debe permanecer vacío para el desarrollo natural de gases.
    Otros consejos que ofrece el Yoga, en cuanto a la alimentación es evitar conversar sobre problemas o pensamientos negativos mientras se comes; no comer cuando se esté enfadado, ya que las toxinas se segregan a través de las glándulas cuando hay enfado y se liberan en la corriente sanguínea, es preferible descasar un rato hasta que la mente se calme para luego consumir los alimentos. Además, se debe intentar ayunar una vez a la semana, lo cual ayuda a eliminar las toxinas, para regenerar las funciones corporales y proporcionar descanso a los órganos. Por último, se debe comer para vivir y  no vivir para comer.
  3. PRÁCTICA FÍSICA: Hacer ejercicios para rebajar y mantener el cuerpo saludable es algo muy lógico. Se debe comenzar con trotes suaves, luego correr y continuar con body toning, spining, y otros. El Yoga hay diferentes estilos de prácticas que queman más calorías que en otros ejercicios, tales como el Ashtanga Yoga, Yoga Vinyasa o el Yoga Bikram (este último se practica en una sala a 40 grados de temperatura).