Home Alimentación Vegetales Verdes

Vegetales Verdes

Vegetales Verdes

Repotenciadores múltiples para el organismo

La clorofila es la que define el color verde en los vegetales y verduras de hoja verde. Se trata de un pigmento presente en todas las plantas y que es capaz de absorber la luz violeta, roja y azul para reflejar la verde. Este pigmento aporta pocas calorías y tienen un gran valor alimentario por su riqueza en vitaminas (especialmente A, C, el complejo B, E y K), así como minerales (en especial el calcio, el hierro, el magnesio, el potasio) y la fibra. Las verduras de hoja verde se caracterizan por su contenido en filoquinona, la fuente principal de vitamina K, la cual participa de manera directa en la coagulación de la sangre.

Sopa de Vegetales Verdes

Sopa de Vegetales Verdes

Vegetales verdes

El consumo adecuado de esta vitamina evita pérdidas de sangre al frenar las hemorragias, aunque un elevado consumo de alimentos ricos en esta vitamina, como las verduras de hoja, puede interferir con el efecto de ciertos medicamentos recetados para regular la coagulación sanguínea.  Entre las verduras y vegetales verdes se encuentran la acelga, el apio,  berro,  brócoli,  coles,  coliflor,  espinaca,  radicheta,  rúcula,  lechuga,  escarola,  repollo,  achicoria, y otras.

Cada una de estas verduras y vegetales, aportan importantes beneficios a las distintas partes del cuerpo. Por ejemplo, La acelga ha sido un alimento básico en la nutrición humana. Se consume normalmente cocida y aderezada como hervido, o bien acompañando carnes, pescados, y otros. Es una planta laxante y digestiva con un alto contenido en vitaminas A y C. El color de las hojas es variable, entre el verde claro y un verde oscuro, según las variedades y se encuentra a la venta durante todo el año, ya que se cultivan las variedades más adecuadas para cada estación.

En el caso del apio, es una hortaliza muy apetecida que proviene del Norte de Europa desde donde se ha difundido por todo el mundo. En Argentina se le cultiva con bastante aceptación, ya que es un vegetal cuya parte comestible más difundida es el tallo, aunque las hojas también deberían consumirse porque son muy ricas en varios nutrientes. Las semillas también se utilizan como condimento. Los troncos pueden congelarse previo blanqueado y si se los va a utilizar sólo para caldos, entonces pueden congelarse crudos. El apio constituye un gran diurético gracias a un aceite esencial que contiene, que ejerce un efecto dilatador sobre los vasos renales y favorece de esta manera eliminación de agua y de sustancias tóxicas por la orina.

Vegetales Verdes

Vegetales Verdes

El apio también resulta útil en caso de hiperuricemia, gota y retención de líquidos, y resulta eficaz contra afecciones articulares o diversos reumatismos y problemas de retención de líquidos. Además, es de gran ayuda en la hipertensión arterial, ya que es rico en potasio. Tiene propiedades laxantes gracias a su fibra, ofrece efectos tranquilizantes, gracias a su contenido en ftálida (sustancia que dilata los vasos sanguíneos). Es aconsejado en los tratamientos de acné, ya que al colaborar como depurador de la sangre, mejora dichos síntomas. El componente mayoritario del apio es el agua, por lo que se trata de una hortaliza de escaso valor calórico.

Por su parte, el berro tiene un alto contenido en sales y minerales (potasio, calcio, hierro, azufre y sodio), es muy rico en fibra y en vitamina C, también contiene vitamina A. Aporta 21 calorías por cada 100 gramos. También está el brócoli, al cual se considera el enemigo de (casi) todos los cánceres. Previene además el infarto y ayuda a adelgazar. Últimos estudios han demostrado el papel que juega en la prevención de gran número de tumores. Si a esto se agrega que no engorda y que muy poca cantidad basta para obtener su efecto protector, no hay excusa para no incluirlo en la alimentación.

El brócoli pertenece a la familia de las  crucíferas (hierbas y arbustos) es rica en índoles (compuestos orgánicos), flavonoides y, lo más importante, sulforafanos. Los indoles influyen de una forma notable sobre las enzimas que tienen un papel muy importante en el sistema de desintoxicación, al que aceleran al liberarse los glutationes, unas sustancias orgánicas naturales que pueden destruir toxinas y carcinógenos. También es rico en betacarotenos y vitaminas A y C, que contribuyen al buen funcionamiento del sistema inmune del organismo y protegen contra diversos cánceres y dolencias cardiacas. También contiene ácido fólico, de gran importancia al ser imprescindible en los procesos de división y multiplicación celular. Asimismo, es recomendable para los que padecen gota, debido a su gran contenido de calcio, hierro y vitamina C. También tiene propiedades diuréticas, antianémicas, laxantes y depuradoras de la sangre.

Otros vegetales verdes de muchos beneficios para el organismo son las coles, consideradas en la Antigüedad como plantas digestivas y eliminadoras de la embriaguez. Se suelen consumir hervidas, en el caso de las coles, o bien en ensaladas en el caso de la col morada y del repollo o col de hoja lisa.  Asimismo, está la coliflor, la cual presenta un bajo contenido en calorías, aunque éste puede variar dependiendo del tipo empleada y de las condiciones de cultivo. Sin embargo, son ricas en minerales y presentan elevados contenidos en glucosinolatos, especialmente isotiocianato de alilo y butilo, y/o vinil-tio-oxazilina.

Vegetales Verdes

Una de las más conocidas y consumidas en todos los países del mundo es la espinaca, muy apreciada por su elevado valor nutritivo, su riqueza vitamínica y su contenido en hierro, que le confiere un elevado poder antianémico.

Tradicionalmente se ha consumido en fresco, hervida o frita, aunque hoy en día es una de las hortalizas más utilizadas en la industria de la congelación. Es rica en hierro (aunque su absorción es variable), beta carotenos (precursores de la vitamina A) que cumplen una importante función anticancerígena y vitamina C, aunque gran parte de ésta puede perderse durante la cocción. También es rica en vitamina B9 (folato), potasio, magnesio y calcio.

Entre otros vegetales verdes, se cuentan la radicheta, es rica alta en magnesio, potasio y vitamina A y la rúcula o rúgula, que  tiene a las hojas y tallos jóvenes como partes comestibles. Su sabor picante es bastante pronunciado. Por ello se recomienda usarla con moderación. Se puede consumir cruda o cocida en ensaladas, pastas y bocadillos, así como para dar sabor a sopas y salsas. La mayoría de los especialistas la consideran un buen digestivo.

En conclusión, las verduras y hortalizas verdes, son una importante fuente de nutrientes para la salud, ya que aportan minerales, vitaminas y fibra. Los estudios afirman que el compuesto de clorofila que contienen sirve para prevenir el cáncer, mejorar el funcionamiento cardíaco y evitar la anemia, entre otras cualidades. Los nutricionistas indican el consumo de vegetales verdes por lo menos tres tazas a la semana, es decir, media taza al día, por lo que no es tanta la cantidad que se requiere.

Además de las ventajas por su contenido de clorofila, estas plantas verdes ayudan a mejorar el sistema inmune, que evitar enfermar muy seguido. También están compuestas por nutrientes esenciales que a largo plazo sirven para controlar el peso, ya que tienen muy pocas calorías y sacian rápidamente al organismo. Al tener ácido fólico, también se convierten en alimentos ideales para las mujeres embarazadas o lactantes, para quienes  padecen de problemas en sus defensas por una enfermedad, el estrés o ciertos medicamentos.

Las personas que consumen verduras de hojas verdes tienen menos probabilidades de padecer ciertos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares. En primer lugar, porque contienen antioxidantes que eliminan los radicales libres y en segundo, porque no aportan casi grasas al organismo, sino que además limpian las arterias.
Como si esto fuera poco, los vegetales verdes tienen una gran cantidad de calcio, un mineral esencial para la mayoría de las funciones del organismo y vital para mantener los huesos en perfecto estado, siendo recomendado en las personas mayores de 65 años y en mujeres en la etapa de menopausia. A su vez, el calcio permite regular el ritmo cardíaco, lograr buenos impulsos nerviosos, evitar el insomnio, los calambres y mejorar los procesos hormonales y enzimáticos.

Los antioxidantes de los vegetales de color verde son los encargados de evitar el deterioro y el envejecimiento celular y como se dijo antes, de prevenir la aparición del cáncer. Son perfectos para reducir los daños producidos por la contaminación ambiental y los tóxicos como puede ser el humo del cigarrillo, tanto para la persona fumadora como para la que está en contacto con gente que tiene este hábito.

SIMILAR ARTICLES

Honey Bee

0 13